.

Hablemos mejor del diario de una ciclotímica sensibilizada, crítica y, sobre todo, hiperanalista (visto desde un punto de vista negativo).

Demos por supuesto que son temas de los que hablas tomandote un café con leche de soja, o tirada en una cama del centro de una habitación humeante (y en Ourense).

Nacida en 1992 y perteneciente a éste mundo loco y sin rumbo. Enamorada de todo lo que signifique evadirse de la realidad.Con el corazón siempre en sudamérica.

Breath in the air.

24 de junio de 2013

La caja de cristal.

Que no.
Que estoy harta de este mundo.
Que yo no puedo seguir.
No me gusta este lugar.
No me gusta este mundo.
No me gusto yo.
No me gusta nadie.
Nadie piensa en nadie.
Sino todos en si mismos.
Todo el mundo es demasiado orgulloso como para perdonar o para dar segundas oportunidades.
Vivimos guiados por el pasado y nos olvidamos del presente, suena a poesía barata, pero es así.
Ultimamente vivo rodeada de gente que quiere competir por ser la mejor amiga, por tener el mejor estilo, por tener el mejor novio, los mejores amigos, la mejor vida, por ser el o la más culta, por ser el que más viaja o a el que más le apasiona lo que hace.
La gente compite por ver quién es el más radical de pensamiento.
Y qué? quién tiene la mejor vida?
Yo siempre, a decir verdad, me sitúo en el otro lado.
Me gusta ser detallista y hacer sentir bien a mis amigos y amigas, sin querer recibir nada a cambio. Siemplemente porque , a quien hago detalles, sé que serán para toda la vida.
Me gusta hacer todo lo que hago porque sé que es lo que, en el fondo me llena.
Sin embargo, cada vez me cuesta más llenarme.
Tantas personas intentan superar las metas que yo me pongo que, al final, lo mío sigue siendo algo poco extraordinario, aunque para mí sea lo más.
No sé, diario, no creo que consiga expresarme lo suficientemente bien, pero así, mezclados, están mis sentimientos.
No creo que ésta sea la vida que yo haya querido conseguir.
Te conviertes durante cuatro años en tu propia enemiga y, cuando consigues olvidarte de ella, la gente te la recuerda día a día. Pregunta constantemente "lo de siempre" y mi única respuesta sería aquella de: "si, NO QUIERO MORIRME, AUNQUE ESTE LUGAR NO SEA EL IDÓNEO".
Necesito respirar...necesito tranquilidad, pero la presión siempre está ahí.
No quiero ser la "chica 10", mientras mi 6 sea gracias a hacer lo que me gusta y que me sirva. No quiero vomitar palabras frente a un exámen para ser la mejor de clase y después decir que lo que hago no me sirve. No.
Quiero crecer, necesito crecer y, siento que, si no salgo de aquí, aquí me quedaré. Con éste tamaño, pero día a día deformándome.
Es como que me metieran en una caja de cristal, o en un zapato muy pequeño que no deja que tu pie madure..
Es algo similar, algo parecido, pero sin hablar de nada concreto...

23 de junio de 2013

Corazones rotos y fuerzas inesperadas.

Como cuando te despiertas cada mañana y has tenido uno de los sueños más reales que jamás hayas podido tener.
Esos sueños que te acobardan, que te hacen empezar el día ya con mal pie.
Desde aquí dejo la ventana a la izquierda y la puerta a la derecha, veo aquella cama donde soñé desordenada a mi espalda y todo se va desvaneciendo cada vez más.
Debería estar escribiendo, pero escribiendo sobre mis responsabilidades y, sin embargo, mi corazón, cada minuto, le da una patada a mi estómago y éste se lo devuelve a la cabeza, por eso hoy estoy aquí.
A lo largo de la vida nos enseñan que, quien es más capullo, más posibilidades de ser feliz tendrá.
LÁSTIMA.
Lástima que todos creamos eso, todos nos volvemos más capullos.
Yo sigo por donde fui siempre. No haré mal a quien no lo merezca y, fuera eso, todos merecemos segundas, terceras y cuartas oportunidades.
Como aquel chico que a los 17 me destrozó el corazón y que, con él, se llevo todo aquello que yo siempre pude querer. 
No me quise, no me quiero y no me voy a querer.
Pero está mucho más allá que ese supérfluo del que, si no te quieres, te haces daño. No. Simplemente no me veo. No hay nada que haga que yo me valore tanto como puedo valorar a la gente que me rodea.
Tampoco puedo odiar. No siento reencor por nadie. 
Personas que me hicieron daño, fueron borradas de mi mente pero, no sus recuerdos. Lo cierto es que aquél que te haga daño siempre es aquél a quien más quisiste. Amigas, amigos, novios, ..
Poco a poco lo vas recuperando, aparecen nuevas personas en la vida que hacen que tu corazón poco a poco se recree. Pero no para recuperar ese amor propio, sino para aprender a amar a esas personas que, de nuevo, quieres.
Es probable que jamás recupere el sentido de la vida, es probable que en ésta cabeza todo siga siendo como desde hace 6 años soy, o no. No lo sé.
Lo único que tengo claro es que, cuando un corazón se va astillando poco a poco, ya no hay superglú que lo vuelva a encajar y, aunque lo hiciera, su funcionamiento sería como un corazón de segunda mano. Un corazón que alguien no quiso y que otra persona lo compró por menos sentimiento..

20 de junio de 2013

J.D.

Y mientras tanto, busco canciones que me hagan flotar..



19 de junio de 2013

.

Me quería.
Lo quiero.
Se quiere.
Nos queremos.
Se quieren.
Los quieren.

Irónico.

Es como esa ironía de ver todos los días aviones pasar por delante de mis narices y, sin embargo, estar atrapada en éste pueblo.

Náufraga.

No sé cómo salir de ésta esta vez, todo me cuesta..
Todo me cuesta demasiado y, el nudo en la garganta se hace cada vez más insoportable.
Siento que en ésta cabeza hay mucho, demasiado a lo mejor, pero no sé por dónde escaparme de ella.
Tendré que volver a aquella fuerza de voluntad perdida de mis quince años, y llorar todas las noches hasta que me haga fuerte.
Necesito un apoyo, un apoyo incondicional que se fue.
Estoy rodeada de gente que me quiere y que quiere entenderme, pero soy yo la culpable de que eso no sea factible al 100%.
Necesito volver a empezar. Volver a aquel "yo" como egocentrismo puro para poder llegar a ese "yo" que, con  todo, podía.
Me veo sumergida entre mares demasiado profundos que sólo me traen dolores de cabeza y estómago. Mares en los que las olas me ahogan.