.

Hablemos mejor del diario de una ciclotímica sensibilizada, crítica y, sobre todo, hiperanalista (visto desde un punto de vista negativo).

Demos por supuesto que son temas de los que hablas tomandote un café con leche de soja, o tirada en una cama del centro de una habitación humeante (y en Ourense).

Nacida en 1992 y perteneciente a éste mundo loco y sin rumbo. Enamorada de todo lo que signifique evadirse de la realidad.Con el corazón siempre en sudamérica.

Breath in the air.

24 de noviembre de 2013

PARÉNTESIS.

Un día. Domingo.
La compañía. "Mamá" y "Papá".
Una actividad. Museo.
Artista. Andy Warhol, Mel Ramos, Keith Haring, Steve Kaufman y Robert Rauschenberg.
Una canción. Catgroove.
Estado. Perfección.

Os dejo con lo mejorcito del Museo de la Diputación de Ourense.
Gracias Ourense.
















































100% RECOMENDABLE!


17 de noviembre de 2013

Imagina...

Desaparecer, por mi propia iniciativa...

Últimamente pienso en la carta que os escribiría, a todos y cada uno de vosotros y también a quien me hizo sufrir.Serían cartas de ánimo, de fuerza para seguir aquí. No como yo, cobarde ser, que no quiere seguir viviendo. Siempre he luchado por sobrevivir, pero cada vez estoy más cansada. Cada vez me sorprendo menos de las cosas malas y más de las cosas buenas. Ya nada o casi nada me inspira. Me quiero morir.

                                                           Olviden lo aprendido y empiecen a soñar.

Donde duele, inspira.

"Infantil"
"Inmadura"
"Terca"
"Torpe"
"Ansiosa"
"Impaciente"
"Gorda"
"Blanquita"
"Tonta"
"Frívola"
"Loca"
"Soñadora"
"Desvergonzada"
A todos y a todas nos han tachado de algo, y durante épocas a cada uno lo tachan más o menos. Es lo que me pasa a mi.
Ella siempre me dice que no haga caso a lo que digan los demás. Y si...lo sé. Pero hay veces que todo me supera.
Claro, entre la conducta de masas y la psicología que tanto siempre me gustó, me pongo a pensar y llego a una coclusión.
Desafortunadamente me he criado en un mundo de comparaciones. Buenos Aires, como capital de un país sudamericano, peca mucho de apariencia, materialismo y superficialidad. Me he criado por bonaerenses y yo soy una más.
El problema es que yo quiero taparme los oídos. No escuchar a nadie, no despistarme por nadie que sólo quiera el mal para el resto del mundo (que, créanme, en éste pueblo existen demasiados asi..)
No sé...ultimamente, me paro a pensar y me siento sóla. Siempre me he sentido sóla. Y siempre he estado equivocada..
SIEMPRE.
Lo importante no es tener una enorme pandilla y caerle bien a todo el mundo (sinceramente, me parece imposible, si eres consciente de tus principios o si eres un poco radical con ellos(que es lo que me sucede a mi constantemente)), lo importante es tener a esas amistades que cuentas, como mucho, con las dos manos, pero que sabes que siempre estarán ahí.
Esta semana me he dado cuenta, sean como sean mis amigos y amigas, siempre estarán.
Me llamen lo que me llamen, sé que será por mi bien..lo sé, porque son AMIGOS.
   Las locas que viven al lado de mi habitación.
            La tranquila lucense.
                    Su novio, el más bohemio.
                            El chico de las pirámides.
                                      El barbas y sus porros y sus bicis y sus coches.
                                               La terrible bióloga.
                                                        La abogada de los colores.
                                                                La futura reportera con un brillante futuro.
                                                                              Mi prima y hermana.
                                                                                            Mi familia.
Realmente es esa la gente a la que quiero, es esa la gente a la que creo que le importo y que siempre estará ahí. Pues..ahí está el problema...todos deberíamos pensar..
¿porqué darle mayor importancia a 3 personas que no me quieren y sacar tiempo en dedicación a esas 15 personas que sé que valen la pena?
Lo peor es que esos 3 son los que te hacen llorar día a día, pero cuando algo falla en esos 15, el mundo entero explota, ahí es cuando te das cuenta. Ya no lloras con lágrimas, sino que estás llorando por dentro....

Para mi, ellos son mi arcoíris. Pasar una semana viendo a todos es increíble y una semana sin ninguno de ellos puede ser mi infierno personal. Son quienes podrán juzgarme, porque no lo harán por mal.

8 de noviembre de 2013

lluvia, ducha o lágrimas..

Esque ¡es tal cual eso! Claro, aquí, cuando las nubes empiezan a despejar un poco el cielo, todo parece mucho más fácil. Aunque sabes perfectamente que no es así. Pero mi pregunta es, ¿porqué no? ¿Porqué siempre tiene que haber un "pero"?

Digamos que sigo en la misma dinámica de siempre..tengo todo lo que alguien quisiera tener (sin contar, obviamente, ese lado oscuro del que rara vez hago referencia aquí). Mi familia es perfecta, mis amigos son perfectos (para mi, con sus defectos y virtudes, pero perfectos), al igual que ellas; la clase, mi clase es lo que muchas personas quieren y pocas tienen, he aprendido a valorar a todas esas personitas, que son increíbles y ya no las cambiaría por nada, absolutamente nada; de salud, adicción arriba, adicción abajo, pero todo marcha bien, pero no vamos tan mal (exc.).

Es en éste punto, en el que todo empieza a desvariar por completo. Es decir, imagínate estar un día en tu cama. Te despiertas. Ducha, café, cigarro y te vas. A lo largo del día te tomas unas cervezas y "jijiji", "jajaja" con todo el mundo. Genial, tu día va sobre ruedas.

Estás rodeada de personas que logran distraer tu mente, casi por completo (y he de decir que últimamente parece tarea imposible) y de repente..Flash!. Recuerdos, pensamientos, imágenes. Ya empiezo a analizar. Mi cabeza empieza a dar más de 1000 vueltas por segundo intentando relacionarlo todo, absolutamente todo. Hasta que llego a mi. (cagada total). Es realmente ahí cuando empieza todo y es ahí cuando me doy cuenta de que mi verdadero problema no es la gente, no soy yo, ¡no es nadie! El verdadero problema es..que no me siento identificada con ninguna de las personas que me rodea, con ninguna. Con esto quiero decir, si, tengo las mismas preocupaciones que cualquiera y estoy educada en esta sociedad, por lo que todo lo que tenga que ver con el materialismo, el capitalismo y las modas también me afectará a mi; pero no me refiero a eso, sino a hábitos, costumbres.. Un...¿Porqué la gente disfruta la comida?, ¿Porqué hay gente que finge ser quien no es?, ¿Porqué hay personas que intentan separar a otras?, ¿Porqué pensamos que mejor ser rico a ser pobre?, ¿porqué todo el mundo sonríe casi siempre? (a mi no me gusta sonreír porque tengo que hacerlo "para estar bien". Me gusta sonreír de verdad, y eso pasa demasiadas pocas veces).

A veces pienso en irme, en deshacerme de todo e irme, en cuerpo y alma. Pienso en coger una maleta y mandar a todo el mundo a tomar por el culo. Intentar vivir mi vida. O ya ni vivirla. A veces me viene a la mente aquellas barritas metálicas de los bolis de segundo de Bachiller. Me imagino volviendo a coger una y volviendo a sentir el dolor, eso me aliviaba.

Entonces llego a casa. Ya exhausta por no conseguir volver al principio, a esa evasión de la mente. Y ya es imposible no parar de pensar y pensar. Toca ducha (a ver si con toda la piel muerta y las lágrimas también mueren estos pensamientos y sentimientos). No. Y estaba claro.

...

Aún no me voy a olvidar de aquel guiño de una psicóloga y sus queridas palabras: "escribelo todo, Antonella".
Pero ya no me llena como al principio. Ya no sé expresar lo que pienso o lo que siento.
 Tengo miedo.
Si, tengo miedo de que puedan volver a pisotear todo lo que tengo dentro.

¿Y a quién recurro ahora? ¿Quién será la persona que me pregunte "que tal estás Anto"? (pero me refiero a una pregunta sincera, de esas que hace mucho tiempo que no escucho.)