.

Hablemos mejor del diario de una ciclotímica sensibilizada, crítica y, sobre todo, hiperanalista (visto desde un punto de vista negativo).

Demos por supuesto que son temas de los que hablas tomandote un café con leche de soja, o tirada en una cama del centro de una habitación humeante (y en Ourense).

Nacida en 1992 y perteneciente a éste mundo loco y sin rumbo. Enamorada de todo lo que signifique evadirse de la realidad.Con el corazón siempre en sudamérica.

Breath in the air.

5 de diciembre de 2013

"Las princesas son boludas"



Mi hija hablará así.

Guarrerias en la noche (no estereotipo).


Hablabamos entre caladas solitarias.

Lo cierto es que no entiendo porqué, pero siempre termino escribiendo en momentos de soledad.( A lo mejor es por eso por lo que últimamente escribo tanto. ) A lo mejor no estoy sola, pero si vacía.

Recordemos una cosa, me encantan los "días diferentes". Qué entiendo yo por esta expresión tan común y llamativa al mismo tiempo? Un día diferente es ése día que llevas esperando desde hace tiempo y que por fin llegó.
El sábado pasado, por fin, volví a mis 18. Ellos dos, yo y unas nueve 1906 (para quien no conozca ésta cerveza, le recomiendo que lo haga en una calle de vinos en una noche veraniega de Pontevedra o en una terraza con sofás y palmeras en una noche invernal, y siempre acompañada de un cigarrillo.). Resultado. Borrachera. Resulta que se nos dio por salir por Vigo y fuimos a colocarnos (no penséis mal, me gusta ese término) a un piso muy céntrico. Hablamos de todo, me sentía una más, otra vez. (Sabes cuando te encuentras tan cómoda en un sitio que no puedes parar de sonrreír? Pues eso. Los quiero como a hermanos y los entiendo como tal.) No eran conversaciones como las que yo, habitualmente, suelo presenciar; más bien eran de tipo "julitas" (son chistes que no entenderéis), pero, aún así, me hacía gracia todo. Era feliz. Porque yo en el fondo sé que son mucho más que eso.

Si, un día diferente, pero al día siguiente la cosa no terminó.

Me vino a buscar, si él. El con su precioso detalle de bajarse siempre del coche antes de que yo me suba a él, sólo para preguntarme "qué tal" y darme un beso, de esos tiernos pero sencillos. Otra vez esa comodidad, otra vez ése placer que tanto echo de menos. Con su mirada, su sonrisa, sus manos, sus frases en voz baja, su otro punto de vista, sus conocimientos y demostraciones, él y todo su ser; y el mío cuando estoy con él. Resulta extraño que "algo" (porque ni sé que es) tan raro como lo que hay entre nosotros, pueda provocar todo lo que provoca en mi. Pero lo hace, y me gusta.Y podría dar el siguiente paso...

Pero pasa una semana, todo cambia. Aunque la facultad sea perfecta, yo y mi pequeña burbuja, no están bien.


-Y seguimos, no?
-Y yo que sé? 
-Ya no me importa nada!
-Que les den a todos!!!
-Me quiero morir.
-Me piro
-Este no es mi lugar,

 "Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer a todos los que le siguen"