.

Hablemos mejor del diario de una ciclotímica sensibilizada, crítica y, sobre todo, hiperanalista (visto desde un punto de vista negativo).

Demos por supuesto que son temas de los que hablas tomandote un café con leche de soja, o tirada en una cama del centro de una habitación humeante (y en Ourense).

Nacida en 1992 y perteneciente a éste mundo loco y sin rumbo. Enamorada de todo lo que signifique evadirse de la realidad.Con el corazón siempre en sudamérica.

Breath in the air.

27 de febrero de 2014

Llegará la primavera

(Y nos encontrábamos tirados en una cama, rodando de un lado al otro. Llenándonos de besos, como si el mundo se fuera a acabar. Y de hecho, fuera diluviaba como si fuera a pasar.
Nos levantamos de la cama y tú te vestiste. Pantalón, zapatillas, camiseta (ya no podía observarte desnudo), sudadera y un "bueno, ya hablaremos". Y así fue. O así fue siempre. Pero ésta vez, las cosas parecían haber cambiado. Ya nunca volverías a llamar.
Si, el mundo había terminado. Y, durante los meses de lluvia, todo pasó. Ya no era yo. O sí era yo, pero yo contra el mundo, yo SÓLA contra el mundo.)
.
.
.
Digamos que un día te despiertas y todo ha cambiado. Digamos que tu cuerpo, tu mente en ese momento ya no estará tal y como siempre te habías sentido antes. Digamos que tu sonrisa volvió a aparecer (aunque por dentro, aún quede esa sensación de "qué es lo que hubiera pasado si...").
Cierro otra vez los ojos, sonrío, y me vuelvo a acostar.
La cama sigue siendo la misma de siempre, pero ya no me parece tan grande.

Y ya no diluvia, y sale el sol.